Quédate en tu vida con quién te tenga cómo una prioridad no una opción!


Hemos escuchado siempre el viejo dicho que dice quédate con quién te tenga cómo una prioridad y no una opción. Pero la verdad es que cuando analizamos y profundizamos en el tema el amor no se busca por fuera sino al contrario es hacia adentro y así seas la prioridad de alguien si no te amas a ti mismo vas a sentirte totalmente vació y triste.


Cuando alguien no te da el lugar que te hace sentir bien o cómodo es porque de alguna manera tú no te estás dando ese lugar.


En la vida tenemos millones de relaciones personales, familiares y laborales y en cada una consciente o inconscientemente se establecen unas condiciones y unos límites.


Los conflictos se dan cuando no dejas claros tus límites y lo que te molesta asumiendo que las personas que te rodean saben lo que está bien o mal para ti.


Pero resulta que el bien y el mal varían en cada uno según su educación, sus costumbres, su religión o hasta sus vivencias y por eso el bien y el mal son relativos porque cada uno tiene su propia verdad y así mismo actúa según sus creencias.


Cuando te lastiman gran parte de las veces o casi siempre es porque no estás poniendo límites y si eso te está pasando es porque no te estás dando tu lugar y ésto puede causar dolor, frustración, tristeza, inseguridad y hasta depresión.



Cómo puedes cambiar ésto?



Lo primero es pensar en ti, no exigir, ni rogar, menos mendigar amor a nadie pero si darte tu lugar y volverte tu prioridad.


Para ésto empieza por reconocer quién eres, aceptarte con lo bueno y con lo malo, dejar de buscar la perfección, no trates de ser lo que otros esperan de ti, cuida tu cuerpo y especialmente tu corazón, no entregues tu tiempo ni tu energía a personas que no te quieren y empieza a trabajar en ti, en tu crecimiento como persona y en aprender a ser la mejor versión de ti.



Cuando sabes que eres lo más importante, te aceptas cómo eres, no te esfuerzas por agradar ni retener a nadie, te valoras por dentro y por fuera empiezas a darte el lugar que te corresponde en todos los aspectos de tu vida(personal, familiar y laboral) porque sabes lo importante que eres, aprendes a estar donde te sientes cómodo, te vuelves más selectivo, aprendes a decir NO sin culpa, alejas de tu vida lo que no te hace sentir bien y empiezas a disfrutar de tu propia compañía.



Las mayores desilusiones se dan cuando esperas de los demás y quieres que todos cambien para hacerte sentir bien pero hoy te voy a dar la fórmula mágica del amor para no sufrir y disfrutar la vida:




La fórmula es:

Si quieres amor, da amor, si quieres tranquilidad debes estar en paz interior, si quieres que te respeten empieza por respetarte a ti mismo, si quieres pareja saca tiempo para compartir el amor con amigos y familia, si quieres compromiso comprométete contigo mismo, si buscas fidelidad sé fiel a ti y escoge a tu lado una pareja que te merezca, si quieres abundancia da a los demás entre más das más recibes, si quieres libertad no cortes las alas a los demás y si quieres ser feliz empieza por agradecer en ti todo lo que eres, haces y tienes que te hace sentir orgulloso.


No esperes que llegue a tu vida algo que no reconoces ni aceptas en ti, cada persona que llega es un reflejo de algo en ti que tal vez debes trabajar o entender y a veces eso que tanto rechazas o criticas en los demás es un aprendizaje para ti.



En vez de seguir esperando en tu vida alguien que te escoja hoy te invito a escoger tu qué quieres y cómo te gustaría sentirte y empieza a trabajarlo en ti y verás el resultado ya que entiendes que tú eres la mejor opción y el amarte, aceptarte, cuidarte y darte tu lugar es entender que eres tu prioridad!



Para empezar a trabajar en ésto vas a repetir el siguiente mantra durante 21 días todas las mañanas mirándote al espejo:


Mantra:

YO SOY LA MEJOR OPCIÓN, SOY MI PRIORIDAD!

Tarea:

Te vas a preguntar luego del mantra:

(POR TU NOMBRE) Qué debo hacer hoy para ser mi prioridad?

Y vas actuar siendo tu mejor opción y tu prioridad!

Te mando un abrazo de luz,

Laura Espinosa