CREES QUE ERES DÉBIL? Debes leer esto!!


EXISTEN PERSONAS QUE NO VENIMOS A GANAR A LOS DEMÁS, VENIMOS A CUIDAR Y PROTEGER ESTANDO DETRÁS!


Siempre me creí débil no porque lo fuera, sino porque no era buena en el estudio, ni en los deportes, ni tenía un espíritu guerrero que me ayudara a sentirme fuerte, cómo los demás.


Vengo de una familia tradicional colombiana en la que el logro, el reconocimiento y el ganar, es una base importante para considerarse exitoso.


En mi familia somos 3 hermanos y yo soy la hija mayor y cómo a todos los hijos mayores, las exigencias son muy intensas y los padres tienen unas expectativas que sus hijos sean los mejores en lo que hagan.


Mi padre, fue administrador de empresas, muy trabajador, se dedicó toda su vida a trabajar hasta el cansancio, nunca paró hasta que la enfermedad llegó y tuvo una dura batalla contra el cáncer, por más de 14 años, hasta que el año pasado falleció.


Mi madre, ama de casa, dedicada a su familia, quien siempre nos inculcó la importancia de ser buenas personas y de tener a la familia cómo prioridad.


Mi hermano del medio, el mejor en los deportes, un muy buen estudiante y hoy en día un gran empresario.


Mi hermano menor, muy buen deportista, muy inteligente y hoy en día trabaja en una importante empresa con gran trayectoria profesional.


Mis padres y mis hermanos, personas increíbles, muy buenos seres humanos!



Y yo, pésima en los deportes, malísima estudiante, no tan sociable y más bien una niña tímida y hasta introvertida. Amaba el arte, lo que más disfrutaba era pintar y entrar muy profundo en mi.


Recuerdo mi infancia tranquila, mis padres me metieron a todo tipo de deportes y actividades, junto con mi hermano del medio y yo disfrutaba todo, pero nunca ganaba nada, tenia nivel promedio o casi bajo en todo.


Mi hermano siempre sacaba primer puesto y a mi me daban el premio de consolación. Y así lo intentara todo, no podía dar más, ese era mi máximo esfuerzo.


Hoy en día le preguntan a mi madre por mi rendimiento en los deportes y ella dice que era muy buena!! jajajajaj cómo buena madre!!


En el colegio igual, yo estudiaba y estudiaba y por más que lo intentara mi rendimiento era promedio, nunca la mejor. En lo que si sobresalía era en la pintura y en el arte, el resto me tiraba las materias, nivelaba y me pasaba mi tiempo libre en tratar de pasar. Conclusión pésima estudiante!


DESDE ESE MOMENTO ME EMPECÉ A REPETIR A MI MISMA, QUE YO ERA DÉBIL. DÉBIL POR NO GANAR EN LO QUE YO CREÍA QUE ERA IMPORTANTE. EN LO QUE LA SOCIEDAD CREÍA IMPORTANTE.


Cuando empecé la adolescencia, comencé a socializar más y abrirme a la gente y a los 16 años mi prima, quien era de mis mejores amigas, fallece en un accidente automovilístico.


Desde ese momento no supe manejar mis emociones, y me empecé a desmayar sin motivo.

Me desmayé desde mis 16 años hasta los 33 años.

Al no saber manejar mis emociones, cada vez que algo sucedía que no sabia manejar, me desconectaba del mundo, del presente y decidía huir.


LOS DESMAYOS EN EL PLANO ESPIRITUAL SIGNIFICAN HUIR DE UNA SITUACIÓN O UNA REALIDAD QUE NO QUIERES ASUMIR.


YO QUERÍA HUIR DE TODO!!


Ya de adulta estuve 12 años trabajando en el mundo corporativo, en marketing, en compañías multinacionales y nacionales, en cargos gerenciales importantes.

Pasé por compañías con buena cultura organizacional, cómo Schering Plough (hoy Merck) y Casa Luker, tuve unos jefes increíbles cómo Germán García, Andrés Victoria y Andrea Amador, compañías que amé y hoy amo con locura, con quienes me siento infinitamente agradecida.


Pero también tuve la fortuna de pasar por otras empresas que no cuidaban a sus empleados, cultura organizacional complicada y jefes maltratadores, los cuales en su momento no entendí y hoy comprendo que fueron mis maestros y también les agradezco.


Al desmayarme tanto, continúe alimentando mi mente con pensamientos de que yo no era lo suficientemente buena o suficientemente fuerte y me seguía repitiendo, SOY DÉBIL!!!


A mis 33 años, todo cambió, tomé la decisión de renunciar al mercadeo y dedicarme ayudar a los demás, de la mano de los ángeles y NUNCA MÁS ME VOLVÍ A DESMAYAR!!


Qué cambio?

Todo cambió? dejé de ser la súper ejecutiva que sólo quería brillar y ser mejor que los demás, para trabajar a diario al servicio de Dios ayudando a los demás.


Entendí que soy mega, extra sensible, muy emocional y que me afecta el bienestar de los demás y comprendí quien soy.


ESA DEBILIDAD QUE YO CONSIDERABA UN PROBLEMA, ES LA QUE HOY ME HACE ACEPTARME Y AMARME, CÓMO UNA PERSONA EMPÁTICA AL SUFRIMIENTO DE LOS DEMÁS.


Amo ser sensible, amo ponerme en los zapatos de los demás y amo ser quién soy.


Puede que nunca vaya a ganar una carrera de ciclismo, nunca subiré una montaña en tiempo record, tal vez nunca gane un premio importante, pero GANÉ ALGO MÁS IMPORTANTE, ENTENDÍ QUIEN SOY Y MI PROPÓSITO DE VENIR A SERVIR.


Así que si algún día nos encontramos en una montaña o montando bicicleta, no esperes que llegue primero que tu, me encontrarás detrás cuidándote la espalda.


EXISTEN PERSONAS QUE NO VENIMOS A GANAR A LOS DEMÁS VENIMOS A CUIDAR Y PROTEGER A LOS DEMÁS!


Si te gustó mi historia, compárteme tus comentarios y me encantaría conocer tu historia.


Un abrazo de luz y bendiciones,


Laura Espinosa

COACH ESPIRITUAL

@angelesbylauraespinosa

www.angelesbylauraespinosa.com


Si quieres escuchar nuestras meditaciones gratuitas síguenos en nuestro canal de Youtube Ángeles by Laura Espinosa





  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon
  • 124034